Nacho celebra un año como solista y se afianza como productor

“Antes yo me ocupaba de componer y luego promover unas dos canciones al año. Ahora me toca hacer de todo. Cosas que ni imaginaba”, reveló el artista de 34 años, convertido también en empresario este año y encargado de todo el proceso musical de principio a fin.

En la casilla de lo positivo, el venezolano coloca la oportunidad de asumir nuevos proyectos como productor, que, afirmó, le tienen muy emocionado.

“Me gané mi primer Latin Grammy como productor”, recordó Nacho, cuyo nombre de pila es Miguel Ignacio Mendoza, y quien sigue celebrando su éxito con el disco “Marc Anthony for Babies”, una adaptación de la música de Marc Anthony convertida en canciones para niños.

El disco, publicado en 2017 bajo la etiqueta Magnus Music, de Anthony, incluye versiones instrumentales de 10 de los clásicos del cantante, títulos como “Qué precio tiene el cielo”, “Valió la pena”, “Escapémonos” y “No me ames”.

Sobre su comentado encuentro con Jennifer López en Los Ángeles, Nacho aseguró que no se discutió nada en concreto.

“Fue una gran experiencia estar en su casa y tener la oportunidad de que me diera varios consejitos”, indicó, aunque evitó ofrecer más detalles sobre proyectos conjuntos futuros.

Sin embargo, dijo haber reafirmado su creencia de que “las mujeres son más fuertes y más inteligente que nosotros. Más detallistas y más perfeccionistas”, afirmó.

Nacho celebra haberse “librado” de un calendario para compartir su música con el público, por lo que usa las redes sociales como una suerte de grupo interactivo de más de ocho millones de personas, solamente en Instagram

Esto lo hace para probar las canciones que va componiendo, sin tener que pasar por departamentos legales o de mercadotecnia.

“Desde que empecé esta nueva etapa como solista, decidí que no me iba a guardar nada”, explicó.

“(Decidí) que si grababa algo en el estudio y me gustaba muchísimo lo iba a poner en las redes sociales sin aspirar a nada, pero es algo que me ha ayudado muchísimo”.

Fue algo que puso en práctica con sus sencillos “Bailame” y “No te vas” y que aseguró que le ha allanado el camino para otras composiciones.”Es más fácil interesar a la disquera y a los productores cuando ya puedes demostrar que el público disfruta del tema”, explicó el artista.

Asimismo, el “experimento” le ha invitado a explorar nuevos géneros que con el dueto no había podido visitar.

“A veces me despierto con la guaracha en las venas. Otras, nostálgico, y lo que va quedando lo voy grabando”, señaló.

Sobre su desempeño como productor ejecutivo para el desarrollo de nuevos talentos, del brazo latino de Universal Music, Nacho admite que ha sido mucho el trabajo de encontrar artistas que ya estén funcionando, a los que se pueda elevar al siguiente nivel en su carrera.

Por ello se ha concentrado en “actores que quieran crecer musicalmente”, como es el caso del artista venezolano-mexicano Daniel Elbittar.

Esa función de “cazatalentos” también le abrió la puerta para un proyecto que le permitirá pasar más tiempo en su casa en Miami, una de las razones por las que disolvió el dúo que lo colocó en los primeros lugares de popularidad en América Latina, con canciones como “Mi niña bonita” y “Andas en mi cabeza”.

Nacho es uno de los jueces de la segunda temporada del concurso infantil “Pequeños Gigantes”, producido por el grupo mexicano de telecomunicaciones Televisa y por la cadena estadounidense Univisión.

“Me emociona trabajar con niños”, aseguró Nacho, quien también está produciendo temas para sus hijos en el grupo Los Mendoza.

“Es más difícil que trabajar con adultos, pero es muy especial poder poner un granito de arena en sus carreras, aunque no solo compiten músicos. Hay mucho talento”.

Sobre su cooperación con Paulina Rubio, sobre la que tanto se ha hablado en los medios, Nacho confirmó que se trata del próximo sencillo que sacará al mercado la mexicana y cuya fecha aún no se ha determinado.

“No es una colaboración. Yo como artista también estoy escribiendo para otros y es algo que me gusta mucho”, subrayó.

EFE