Hace 24 años que se apagó la voz de Héctor Lavoe

El 29 de junio de 1993, luego de una vida de excesos a las adicciones y grandes glorias en el mundo de la música, el cantante puertorriqueño Héctor Lavoe fallece de un paro cardiaco a los 46 años, en Nueva York.

Héctor Juan Pérez Martínez (Machuelo Abajo, Ponce,30 de septiembre de 1946 – Queens, Nueva York, 29 de junio de 1993), mjeor conocido como Héctor Lavoe, fue un cantante, compositor y productor musical de salsa nacido en Puerto Rico.

Su personalidad, estilo y cualidades de su voz lo llevaron a una exitosa carrera artística en todo el ámbito de la música latina y salsera durante los años 1970 y 1980.

En 1966, a punto de cumplir 21 años, canta al lado de Pete Rodríguez, Adalberto Santiago, Tito Puente, Richie Ray, entre otros artistas, en la incipiente Fania All Stars.

En 1971 es convocado nuevamente para grabar, junto a otras estrellas, Fania All Stars at the Cheetah. De este combo sobresalen Cheo Feliciano, Richie Ray, Ismael Miranda, Celia Cruz y el joven Rubén Blades. En 1973, la agrupación llena las graderías del Yankee Stadium. Anacaona, Quítate tú y Ahora vengo yo son algunos de sus éxitos.

Para 1975 lanza La voz, su primer álbum como solista. Esta incursión se interpreta como un segundo aire en su carrera. Tantos son sus bríos de seguir que edita ocho discos más. De ti depende (1976) es una colección de boleros y Comedia (1978) rompe ventas por la canción El cantante, escrita por Rubén Blades. Este trabajo es producido también por Willie Colón, que ese año se junta con Blades para grabar Siembra, el disco más vendido de la salsa.

A raíz de una fuerte depresión, Lavoe es internado en un sanatorio mental en Estados Unidos en 1977. Su adicción a la heroína, que había empezado a arrastrar a finales de los años sesenta, no solo es conocida por sus allegados sino por sus fanáticos.

El 7 de mayo de 1987 su hijo Héctor es impactado por una bala perdida. “Esa muerte le rompió el corazón”, dijo Tito Nieves en una entrevista. “En ese momento muere el alma de Héctor Lavoe”.

Durante dos días, miles de personas de las comunidades latinas de Nueva York, en particular los puertorriqueños, rindieron homenaje a Lavoe ofreciendo sus condolencias en el “Frank E. Campbell Funeral Home” situado en la calle 81 y la avenida Madison en Manhattan. Una multitud de personas hicieron fila para ver el cuerpo de Lavoe, llegando a ocupar gran parte de la ciudad de Nueva York bloqueando hasta los alrededores de la Quinta avenida y la calle 82.

“Vino al mundo para gozarlo y sufrirlo. A pesar de que no era feliz, hizo feliz a mucha gente”, dijo su hermana Priscila, en una redacción del portal Cromos sobre la vida de “El cantante de los cantantes”.

“Él no está aquí con nosotros, pero su música sigue”, dijo el salsero Ismael Miranda el día de su entierro en 1993. Y tuvo razón, porque las canciones de Lavoe no pasan de moda. Actualmente hay dos monumentos en su honor. Uno en su natal Ponce, Puerto Rico, y otro en Callao, Perú.

Prensa National Report