Gustavo Dudamel debuta en la Ópera de París

El director venezolano Gustavo Dudamel, que debuta en la Ópera de París, consigue elevarse muy por encima de la gélida acogida que el público y la crítica han dispensado a la versión galáctica de La Bohème de Puccini que ha montado el alemán Claus Guth.

La puesta en escena, parece estar inspirada en películas de ciencia ficción como Solaris o 2001, se sitúa en un futuro indeterminado, y cuenta las peripecias del grupo de artistas que evocan en su vejez los tiempos felices de la bohemia.

La labor de los intérpretes, especialmente de las jóvenes sopranos, la búlgara Sonya Yoncheva (Mimi) y la rusa Aida Garfullina (Musetta), despierta los aplausos del respetable, que se convierten en ovación cerrada cuando el director de orquesta venezolano aparece sobre el escenario.

Las críticas destacan la dirección musical de Dudamel, que impregna de su brío característico al clásico de Puccini al tiempo que consigue templar los momentos más dramáticos de las parejas que forman la malhadada Mimi y el poeta Rodolfo (el brasileño Atalla Ayan) y la femme fatale Musetta y el pintor Marcello (el polaco Artur Rucinski).

Prensa National Report