Elvis Presley, 40 años sin el Rey del Rock and Roll

Elvis Presley fue un excepcional cantante. Ni más ni menos. Con su voz hábil, abierta, fluida en el fraseo, una deriva original del blues, del gospel , pasando por el “rythm and blues”, el “country” e incluso el rockbilly se convirtió en el más grande, reconocible e influyente cantante de todos los tiempos.

Pese a que transcurren los años y las décadas, el mito de Elvis Presley se resiste a desaparecer y miles de personas se reúnen estos días en Memphis, la ciudad en la que “el rey del rock” forjó su leyenda, para revivir su inolvidable figura en el 40 aniversario de su muerte.

En esta ciudad de Tennessee, en la que Elvis (Tupelo, 1935) instaló sumansión “Graceland”, se celebra cada año ‘La Semana de Elvis’, una enorme fiesta que congrega a los fans del músico en torno al 16 de agosto, el día en el que falleció en 1977.

Presley es un mito. Paul McCartney, John Lennon, George Harrison y Ringo Star lo ovacionaron cuando pudieron estar cerca de él. Estaban con su ídolo. Elvis solamente se pudo asombrar de los cuatro jóvenes de Liverpool que le quitaron el trono, pero no la corona.

Desde su muerte muchos aficionados han inventado rituales para recordarle que son casi religiosos. Van en peregrinación a Graceland, construyen santuarios para él, le rezan e incluso piensan en él como una figura mística semidivina, porque Elvis es el rey.

No obstante, el punto central de ‘La Semana de Elvis’ en Memphis es la vigilia que ha tenido lugar la noche del martes en “Graceland” y en la que sus seguidores se reunirán para pasar la noche, entre velas y recuerdos, hasta ver los primeros rayos del sol del 16 de agosto, el aniversario de la muerte de su ídolo.

Pocos artistas transformaron de arriba a abajo la cultura popular en el siglo XX como hizo Elvis con su excitante aparición en los años 50 y con una trayectoria que incluye éxitos como “Suspicious Minds”, “Hound Dog”, “Jailhouse Rock” o “Can’t Help Falling in Love”.

Con 27 millones de dólares, Elvis fue el cuarto famoso fallecido con mayores ingresos en 2016 por detrás del cantante Michael Jackson, el caricaturista Charles M. Schulz y el golfista Arnold Palmer, según la lista anual de la revista Forbes. Y desde el mundo audiovisual, los hermanos Weinstein, habituales colaboradores del cineasta Quentin Tarantino, preparan una miniserie de televisión sobre la vida de Elvis, una producción que cuenta con la aprobación de su exmujer, Priscilla Presley, y que será además el primer espectáculo que se rodará en “Graceland”.

Prensa National Report